Desde su comunidad indígena en Curiñanco hasta llegar a Cuba. Ese fue el principal viaje que Tabina Manque Manque realizó en su juventud y que contribuyó a profundizar su vocación de servicio, encontrando en la medicina una profesión que le ha permitido apoyar, acompañar a sus pacientes. Y hoy, esa misma preocupación por el bienestar comunitario, la motivan para emprender un nuevo desafío, esta vez llegar al Congreso y convertirse en la primera diputada de la Región de Los Ríos.

Tras terminar su enseñanza básica en la escuela de Niebla, continuó sus estudios en el Instituto de Administración y Turismo (INSAT). Luego, gracias a un programa de becas impulsado por el gobierno cubano, postuló a este beneficio destinado a jóvenes de comunidades indígenas para estudiar Medicina en la Escuela Latinoamericana de Medicina de Cuba. “Éramos como 600 personas que postulaban a la beca y entre ellas 60 seleccionadas de Chile que fuimos beneficiadas”, recordó.

Y tras cumplir con todos los requisitos y pruebas, viajó a hacer realidad este sueño que por su condición de vulnerabilidad económica, no habría podido concretar en Chile. Fue así que durante siete años estudió la carrera, “donde nos enseñaron siempre que lo principal era la relación que debíamos tener con nuestros pacientes, más que nada debía ser cercana, sin colocar una barrera y siempre se nos enseñó ver al paciente como una persona en lo biológico, en lo social, en lo humano, de forma integral”.

Así superando las complicaciones de las distancias y siempre apoyada por su madre Ana Manque – que desde Valdivia juntaba los recursos para enviarle para su mantención- estuvo siete años estudiando medicina hasta que regresó con el objetivo de poner en práctica lo aprendido. “Inicié mi ejercicio laboral en Coñaripe, luego en la posta de Crucero y cesfam de Río Bueno. También en Lago Ranco y en el cesfam Dr Jorge Sabat en el programa de atención domiciliaria, además he colaborado con organizaciones de ayuda a pacientes con cáncer, lo que ha sido una experiencia motivadora y muy importante para complementar mi profesión, que desarrollo a diario con el mayor de los compromisos y respeto por las personas”.

Tras estas experiencias que le han permitido conocer y constatar múltiples necesidades, es que ha decidido participar en las elecciones parlamentarias. “Quiero contribuir a mejorar el acceso a la salud, hay mucho que hacer en especial en atención primaria donde debe existir un fortalecimiento real, que implique más programas de prevención y promoción de la salud. Es allí donde debemos actuar como país, es allí donde tiene que existir una amplia cobertura que permita a las familias, a todos sus integrantes un fácil acceso. La salud es la base del bienestar y la atención primaria debe ser la base de ello”, explicó.

En este contexto, explicó que “además , quienes viven por ejemplo en zona rural tienen menos acceso aún a atención de salud, lo que aumenta esta brecha de desigualdad que nos duele, que nos afecta y que queremos revertir. En las propias regiones existe esta diferencia y tenemos que trabajar para que exista una verdadera equidad territorial también dentro de nuestras comunas donde hay enormes diferencias, sectores que aún no cuentan con agua potable, no hay luz, ni siquiera conectividad digital”.

Esto, reafirmó, “me ha motivado a aportar desde el lugar donde se pueden hacer transformaciones. Es momento de que las personas que sabemos lo que pasa en el mundo real, podamos estar en estas instancias de decisión”. Por ello, explicó, aceptó la propuesta del Partido de la Gente de ir en la lista por un cupo para ser diputada.

“Creo que los cambios son posibles, con trabajo, esfuerzo y mucho compromiso, sé que puedo aportar a mi región, es lo que quiero y espero poder alcanzar este nuevo desafío. Quienes me conocen saben que tengo la fuerza y el corazón para hacerlo de la mejor forma”.

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *