(Fuente: Senado) Haciendo énfasis en la necesidad de perfeccionar el texto legal en el debate en particular y en enfocar los esfuerzos en fortalecer la salud pública, la Sala del Senado aprobó por 27 votos a favor, 7 en contra y 5 abstenciones, en general, el proyecto que regula los precios de exámenes en las clínicas privadas.

De este modo, la iniciativa volverá a la Comisión de Salud, para su discusión en particular para lo cual se le fijó un período de indicaciones hasta el 30 de julio.

La propuesta de autoría de los senadores Guido Girardi, Carolina Goic, Francisco Chahuán y Rabindranath Quinteros, señala que «el precio de los exámenes y procedimientos de apoyo diagnóstico y clínico realizados ambulatoriamente, de urgencia o electiva, tanto en horario hábil, como inhábil, no podrá ser superior al 50% del valor asignado en el Arancel Modalidad Institucional del Fondo Nacional de Salud (FONASA)». Asimismo se establece la obligatoriedad de publicitar estos precios.

Durante el debate quedaron de manifiesto las distintas posturas de los senadores y senadoras respecto al mecanismo de fijación de precios, pues algunos consideraron que “tal como estaba redactado el proyecto, era peor el remedio que la enfermedad”. Por otro lado, se argumentó que “hay bienes públicos, como la salud, que no puede seguir entregada al mercado y se requiere un sistema que garantice los derechos de las personas”.

Otros de los argumentos esgrimidos durante la discusión en general dicen relación con “la falta de estudios de costos más concluyentes y comparativos que contemplen también a las regiones y una evaluación de impacto en la innovación y tecnología”. Sin embargo, de manera transversal se coincidió en que uno de los principales problemas en el sector es “asimetría de información entre el paciente y los prestadores de salud”.

El presidente de la Comisión de Salud, el senador Rabindranath Quinteros contextualizó la norma explicando que “las diferencias de precios fueron constatadas en un estudio comparativo que hizo la Superintendencia de Salud, llegando incluso a un 200%. A partir de ello surge esta moción que quiere hacerse cargo de estas injustificadas diferencias. Queremos que, desde ahora, los valores de referencia sean lo de FONASA”.

Asimismo, hizo uso de la palabra el Superintendente de Salud, quien dio cuenta de los fundamentos del estudio técnico sobre el observatorio de precios de los exámenes clínicos a los prestadores más grandes. «Hoy, la dispersión de precios no parece el tema más complejo, pues lo que sí incide en la ciudadanía es la asimetría de la información. Además, frente a una fijación de precios, los prestadores más grandes podría generar un traspaso de costos a otros servicios, situación que no podrían hacer centros médicos que solo se dedican a exámenes médicos».

GUIDO GIRARDI

«Acá estamos en presencia de un paciente que no decide nada y no tiene acceso a ninguna información en una situación asimétrica. La persona está obligada a tomarse el examen y peor aún si está hospitalizada. Las clínicas financian sus negocios con la toma de exámenes porque los médicos solo reciben resultados del mismo recinto donde atienden».

CAROLINA GOIC

“Esta moción es bastante transversal y veo con sorpresa que hay un llamado para que el oficialismo rechace este proyecto, cuando estamos votando la idea de legislar. Es de una ceguera inaceptable no hacer el debate. No podemos dejar al arbitrio del mercado la salud de las personas. Hablamos de diferencias de hasta más de mil por ciento por un mismo examen ¿qué puede justificar eso?”.

JACQUELINE VAN RYSSELBERGE

«Efectivamente, tenemos un problema en la salud pues existe una asimetría en la información para acceder a la comparación de precios. Pero sinceramente considero que la solución a este problema que es real y debemos abordar no es la fijación de precios, pues esto significa que, en muchos casos se podrían inhibir inversiones para mejorar procedimientos». «Acá no hay buenos y malos todos queremos lo mejor para los pacientes».

JUAN PABLO LETELIER

«Sabemos que tenemos un problema: el mercado en la salud es un problema. No es aceptable que por el lugar donde uno vive a uno le puedan cobrar más. No es ético que existan brechas tan grandes y esa es la invitación a este debate. Espero que no nos opongamos a discutir la idea de legislar».

LUZ EBENSPERGER

«Nos parece adecuado entregar mayor información a los pacientes, pero la idea de fijar los precios no es la mejor, por distintas razones, entre ellas, porque una vez más se piensa desde la Región Metropolitana, olvidando los problemas de acceso que tienen las regiones más extremas». «Extraña que la Comisión de Salud no haya escuchado a nadie más que la Asociación de Clínicas, no a los radiólogos ni tecnólogos médicos ni a los centros médicos de regiones».

ENA VON BAER

«El precio de las prestaciones de salud es muy delicado y, en ese sentido, quisieramos un acceso a la salud de calidad sin tener que pagar por ellas. En la salud pública vemos que, en las regiones hay diferencias en infraestructura y largas listas de espera y, por eso muchos terminan en centros privados». «Es difícil señalar que los precios se rijan por la oferta y la demanda, pero también debemos abordar si la solución correcta es la fijación de precios».

FELIPE KAST

«Creo que esta moción busca avanzar mayores niveles de transparencia y competencia en el sector y que las familias puedan llegar a fin de mes. Sin embargo, creo que se cae en la última medida porque por ejemplo, si un médico mandata más exámenes de los que necesita una persona, lo que se requiere son mecanismos para denunciar esas prácticas. Entonces, la fijación de precios, no es la solución a un problema real que es mejorar la competencia del sector».

ALEJANDRO NAVARRO

«El debate es legítimo, pero el elemento central es el bien común, la salud es un derecho no un negocio. Por lo tanto, si alguien cree que las clínicas privadas van a regular los precios de los exámenes, entonces háganse cargo de lo que viene, porque los precios son abusivos y lo que ocurre en Chile es que el que no tiene plata para acceder a las prestaciones se muere».

RODRIGO GALILEA

«La Superintendencia no ha dado explicación sobre el precio más alto de algunos prestadores. Echo de menos que se haga un análisis más razonado de esto, porque entre la mayoría de las clínicas los precios están en una media, además tampoco se señala el detalle de los convenios Fonasa con los prestadores más caros.

JUAN ANTONIO COLOMA

«Las diferencias de precios en sí mismas no explican nada y lo que corresponde es introducir una mayor transparencia sobre las distintas prestaciones. Creo que para eso hay múltiples fórmulas para abordar este tema, pero aquí nos dicen que la única solución es fijar precios y ahí yo digo que la solución es peor que la enfermedad porque habrá una dificultad obvia en las inversiones».

CLAUDIO ALVARADO

«Sin lugar a dudas existe una distorsión en las diferencias de precios de los exámenes, pero de ahí a fijar los precios tenemos una dificultad. Creo que pueden existir soluciones más razonables en orden a mejorar la transparencia de los precios y visualizar con mayores estudios cómo inciden la calidad de tecnología, la infraestructura y los tiempos de respuesta».

FRANCISCO CHAHÚAN

«Este proyecto se hace cargo de un diagnóstico de la salud donde existe una subvaloración de los tratamientos médicos, falta de transparencia sobre los precios que cobran los prestadores de salud y el hecho que hoy, los pacientes no tienen conocimiento sobre cuáles prestadores representan mejores condiciones. Estoy convencido que la redacción no es la más feliz, pero es la manera de plantear el tema. Yo orientaría a mejorar el proyecto en la discusión en particular».

JUAN CASTRO

«Estamos votando este proyecto en general. Siempre escuchamos de la desigualdad y habemos muchos que tenemos sentido social y nos duele. Creo que un sector como la salud debe tener una regulación y no debe quedar al libre mercado. Dentro del debate tendremos que buscar la mejor solución y para eso estamos para legislar».

CARLOS MONTES

«Aquí el tema no es ser bueno o malo, el desafío de la política es encontrar soluciones y ver cómo se construye sociedad. Hay muchos bienes que no tienen un adecuado tratamiento: la tierra, la electricidad y si no encontramos una solución la política se desprestigia». «Dejar la sobreviviencia la calidad de vida a un mercado imperfecto no es correcto y creo que no es suficiente la publicidad de los precios».

FRANCISCO HUENCHUMILLA

«¿En una sociedad de mercado pueden haber bienes que no estén regulados en el mercado?, creo que ese es un problema ideológico, hay quienes creemos que no todos los bienes pueden estar regulados por el mercado sino que son bienen públicos que se rigen por el estatuto de derecho público. Entre ellos, está la salud. Esta discusión ya se dio en la cuna del capitalismo, en Inglaterra a mediados del siglo XX y se instauró un Sistema Nacional de Salud».

ISABEL ALLENDE

«Quiero felicitar a quienes se han esmerado en esta moción, podrá ser perfectible, pero se hacen cargo de una realidad: la diferencia de precios de procedimientos relacionados con la salud y que no pueden depender solo de la libertad de elección. Un Estado de bienestar entiende que hay derechos básicos que deben estar garantizados, sin que dependan del bolsillo de la gente».

JOSÉ MIGUEL DURANA

«La diferencias de precios tienen diversos factores que inciden y nosotros debiéramos avanzar en una mayor transparencia, que los chilenos accedan a la mejor salud pública y optar además a las prestaciones del mundo privado. La fijación de precios conlleva riesgos que se deben analizar y por ello, durante el debate en particular se debe perfeccionar el texto legal».

ALEJANDRO GUILLIER

«La medicina de alta tecnología tiene distintos costos y eso justifica algunas diferencias, pero aparte de esto, existen diferencias enormes y hay un cansancio por los abusos en el sector tanto público como privado de salud, uno por las largas esperas y en el otro por los costos. Creo que hay muchos que no entienden lo que pasa en el país y los procesos que se están desarrollando. No podemos seguir legislando con la mirada en los 80.

JORGE PIZARRO

«Queda claro que el proyecto apunta a una mayor regulación pero en el sector privado de salud, que representa al 20% de la población. Cambiando eso no le garantizamos calidad de salud al 80% de la población que está en el sector público. Además, creo que la nueva Constitución dará un marco general de cómo garantizar los derechos básicos. Me preocupa que de repente confundimos los objetivos y cómo centramos los esfuerzos en el sector de la salud pública.

ALEJANDRO GARCÍA HUIDOBRO

«Creo que la intención del proyecto es razonable pero coincido con mi par, en el sentido que el proyecto aborda la situación de los exámenes en el sector privado. Muchas veces, los diagnósticos de enfermedades graves dependen de la mejor tecnología posible y eso incide en la vida de las personas». «Tenemos que ser cuidadosos con las acciones que adoptemos».

PRINCIPALES CONTENIDOS
-Dispone que en las instituciones prestadoras de atención médica, sean públicas o privadas, no podrán cobrar a los pacientes, sean del sistema Isapre o de Fonasa, por concepto de exámenes y procedimientos de apoyo diagnóstico y clínico realizados ambulatoriamente, de urgencia o electiva, tanto en horario hábil, como inhábil, un precio superior al 50% del valor asignado en el Arancel Fonasa para la misma atención médica.
-Establece que, tratándose de prestaciones realizadas en atención cerrada (centros de urgencias o con hospitalizaciones), el valor de aquellas, tanto en horario hábil como inhábil, no podrá ser superior al 40% del referido arancel.
-Obliga a los Prestadores Institucionales de Salud a informar el precio de cada examen y procedimiento de apoyo diagnóstico y clínico que realicen, mediante listado comparativo en el que se exprese el valor según arancel Fonasa y el cobrado por el prestador; listado que deberá publicarse en la página web de la institución médica, y estar a disposición física del público en general.
-Dispone que los precios de los exámenes y procedimientos de apoyo diagnóstico y clínico cobrados por los Prestadores Institucionales de Salud, en sus distintas modalidades de cobertura, serán observados y registrada dicha información; debiendo realizarse estudios, análisis, estadísticas y recomendaciones de políticas públicas con la información recopilada que contribuyan a generar una mayor transparencia y fortalecer el acceso a ellos.

 

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *